martes, 29 de enero de 2013

Meningitis

Tras la reciente noticia publicada en los periódicos y en alguna televisión sobre tres casos de posible meningitis en Vigo. He decidido escribir este articulo sobre la meningitis  desde el punto de vista de la medicina natural.

Meningitis:
Inflamación de las meninges(membranas que cubren el cerebro y la médula espinal). Hay diversos agentes infecciosos que pueden provocarla, entre ellos hongos, virus, bacterias, como Neisseria meningitidis (meningococo), Streptococcus Pneumoniae (neumococo), Hemophilus influenzae  tipo B, Streptococcus grupo B.
La infección se puede propagar a las meninges desde la nariz o la garganta, o a través del torrente sanguíneo desde cualquier otro lugar del cuerpo. Es una enfermedad contagiosa.
El tipo más común es la vírica que produce síntomas leves, como dolores de cabeza y malestar, y que se suele mejorar sin ayuda en el transcurso de una o dos semanas.

 La meningitis bacteriana es una infección más grave y requiere un tratamiento médico agresivo e inmediato al igual que la producida por hongos.
Entre los primeros síntomas están dolor de garganta, sarpullido cutáneo y señales de un trastorno respiratorio reciente. Otros síntomas típicos son
rigidez en el cuello, dolor de cabeza, irritabilidad, fiebre alta, escalofríos, naúseas, vómito, delirio y sensibilidad a la luz. En los bebés, los síntomas son fiebre, vómito, alteración del tono muscular, dificultad para comer, irritabilidad, fontanelas abombadas. Los cambios de temperatura y la somnolencia extrema también son síntomas a tener en cuenta.

Su diagnóstico exige análisis microscópico y cultivo del fluido cerebroespinal.
No se puede determinar si se tienen meningitis bacteriana o viral por la forma como uno  se siente; es el médico quien debe hacer esto. Hay que buscar atención médica rápida si tiene síntomas de meningitis.

La recomendaciones que hago buscan reforzar el tratamiento médico, pero NUNCA remplazarlo. La meningitis  puede evolucionar con mucha rapidez y si no es tratada puede llegar a producir daños cerebrales, parálisis, estado de coma e incluso la muerte.
 Si desarrollas los síntomas característicos de la meningitis, consulta rápidamente con un médico o vaya a urgencias

Recomendaciones:

  • Cuando la fase aguda este haya pasado y estés empezando a recuperarte, hacer una dieta equilibrada en la que se incluyan frutas y vegetales frescos preferiblemente crudos, cereales, frutos secos, semillas, yogur y otros productos lácteos fermentados.
  •  Comer mucha piña y papaya fresca porque ayudan a reducir la inflamación y mejoran la función digestiva.
  • No comer alimentos que aumenten la formación de moco como son: cafeína, productos lácteos no fermentados, alimentos procesados, sal, azúcar, proteína animal y embutidos.
  • Descanse en cama en una habitación iluminada tenuemente, y bien aireada.
  • Tome abundantes líquidos de buena calidad, es decir, agua mineral o destilada, zumos recién exprimidos, infusiones,...
  • Despúes de la toma de antibióticos siempre tomar un suplemento de probioticos y prebioticos para recuperar la flora intestinal.
  • Una vez que empecemos a recuperarnos tomar equinacea ya que fortalece el sistema inmunológico o algún tipo de seta como puede ser Maitake, shiitake o reihi
  • Tomar un suplemento de vitaminas y minerales para recuperar las fuerzas
Pero sobre todo acuda al médico y no se ponga nervioso. Ya que ellos saben que protocolos han de seguir en cada caso.




































martes, 22 de enero de 2013

Infección de Candida Albicans

Este os otro artículo que me ha parecidio muy interesante.
Porque mucha gente la padece sin saberlo, se sienten cansados, tienen algún tipo de alergia, contraen resfriados de forma recurrente, malas digestiones, etc.
Y muchas veces no sabemos a que se pueden deber y pueden ser signo de una infección por candidas.
Aqui os dejo el artículo.

¿Tiene usted una infección de Candida Albicans?

Estimado Lector:

  • Si se siente como una babosa, y tiene que arrastrarse para poder salir de la cama cada mañana...
  • Si está triste sin motivo, siente ansiedad y el menor desafío le parece una montaña...
  • Si sufre problemas digestivos, picores, migrañas, dolores de cabeza...
  • Si ha probado todos los regímenes sin conseguir jamás perder peso; si tiene dificultades de concentración y la impresión de tener la cabeza como un bombo...
Éstas son señales de que es probable que quizá sufra una  infección por el hongo microscópico o levadura llamado Candida albicans.

Las horribles fechorías de Candida albicans

Cuando se sufre una infección de Candida albicans, decimos que se sufre de "micosis" o más precisamente "candidiasis", la micosis más común.

El gran público conoce sobre todo la candidiasis como boqueras (o boceras), esas manchas blancas en la boca y los labios que pican horriblemente. Las boqueras afectan sobre todo a los lactantes y a las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado (personas que siguen un tratamiento con antibióticos, una quimioterapia o que tienen sida). El diagnóstico en este caso es evidente y la mayoría de los médicos no se equivoca.

Pero en realidad, nuestras sociedades industriales están infectadas con Candida albicans en un porcentaje mucho mayor del de las personas que sufren boqueras. Por ejemplo, el 90% de los estadounidenses tienen una tasa más elevada de lo normal de Candida albicans en el intestino; 80 millones de personas están infectadas y el 70% son mujeres. (1)

En España, por dar un dato, Candida albicans es el sexto factor de infección nosocomial (la que se adquiere al estar ingresado en centros de salud) con una tendencia que no deja de ascender: del 2,4% en 1990 al 5,8% en 2006. (2)

Además, una gran parte de la población tiene micosis en los dedos de los pies y a menudo bajo las uñas: se trata en la mayoría de los casos de colonias de Candida albicans. El problema comienza por los dedos de los pies, donde aparecen rojeces en forma de pequeños botones. Las uñas de los pies se inflaman y luego adquieren una tonalidad amarillenta o blanquecina… se engrosan, se agrietan y acaban por desprenderse.

Es horrible, evidentemente. Pero aún hay algo peor...

Aviso a las almas sensibles: sáltese esta sección y pase directamente a la siguiente

Las irritaciones debidas a Candida albicans se producen en todas las zonas húmedas del cuerpo, y en especial en las partes genitales.

En España, literalmente son millones las personas que sufren infecciones debidas a este tipo de levadura u hongo microscópico. A lo largo de su vida, el 75% de las mujeres resultan afectadas al menos una vez y casi el 45% tendrá dos o más crisis por año, según la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia (AEGO).

Son especialmente frecuentes entre las mujeres las micosis vaginales. Producen un flujo vaginal espeso, de color blanco amarillento, con aspecto de leche cuajada y que se adhiere a las paredes de la vagina y al cuello del útero. Si usted se encuentra en esa situación, sentirá picores y sensación de quemazón.

No puede seguir así.

Una infección que hay que tomarse en serio

Al contrario de lo que sucede con muchas enfermedades, si usted está infectado, tendrá la impresión –salvo casos extremos– de poder continuar llevando una vida "normal" a pesar de la infección.

Las uñas de sus pies no tienen buen aspecto, tiene sensación permanente de malestar, hinchazón y fuertes picores. Pero se las arregla para rascarse discretamente, sin que sus compañeros de trabajo parezcan darse cuenta (o al menos eso cree usted, aunque puede que se trate de gente discreta).

En la mayoría de los casos, por lo tanto, la infección con Candida albicans no le impide trabajar o dedicarse a sus ocupaciones.

Pero el problema es que este hongo produce no menos de 79 inmunosupresores. (3)

Se trata de sustancias que neutralizan las defensas naturales, abriendo de par en par la puerta a  enfermedades más graves. Cuanta más Candida albicans tenga en el cuerpo, más vulnerable será a las infecciones.

La candidiasis puede de ese modo provocar el síndrome del colon irritable, asma, gases, flatulencia, fibromialgia, fatiga crónica, etc. Su cuerpo tiene cada vez más dificultad para desembarazarse de los gérmenes oportunistas y de los patógenos (responsables de enfermedades), y en especial de las células cancerosas. Un célebre oncólogo de Roma considera que la micosis es uno de los principales agentes para producir cáncer. (4)

Sólo en 8 de cada 100.000 casos la Candida penetra en la sangre y provoca una candidemia que acaba causando la muerte del paciente. Pero esta posibilidad, aunque remota, debe ser para usted una razón más para intentar por todos los medios desembarazarse de los gérmenes responsables de micosis.

Por ello, si usted piensa que puede estar infectado por Candida albicans, es muy  urgente que inicie cuanto antes un tratamiento.

Los médicos tienen gran dificultad para diagnosticar correctamente estas infecciones, al ser tan variados los síntomas y poder confundirlos con los de la borreliosis (enfermedad de Lyme, provocada por picaduras de garrapatas o de pulgas infectadas por una bacteria denominada Borrelia). El resultado es que millones de personas están luchando sin saberlo contra un enemigo invisible.

Hasta aquí la mala noticia.

La buena es que, si me lo permite, le ofreceré a continuación medios relativamente simples para luchar contra las micosis comunes y reequilibrar la población de levaduras y bacterias de su cuerpo, así como para reducir las micosis y las candidiasis que causan todas estas miserias... y tragedias.

Conocer al enemigo para matarlo mejor

Como ya sabe, Candida albicans es un hongo microscópico, o dicho de otro modo, una levadura. Vive en su intestino y es algo normal.

Cada uno de nosotros vive con centenares de especies de microbios en su intestino. Estas especies son tan variadas que se habla de "flora intestinal", como hablaríamos de “flora acuática" o de "flora alpina" al referirnos a las plantas que viven en el agua o en los Alpes.

La diferencia, por supuesto, es que en lugar de comprender flores, arbustos, árboles y algas, su "flora" intestinal está compuesta de bacterias y levaduras.

Permítame aquí que haga un breve inciso sobre la diferencia entre las levaduras y las bacterias: las levaduras y las bacterias son células vivas autónomas, y la diferencia entre ambas es que las levaduras tienen mayor tamaño y un núcleo que contiene ADN, mientras que las bacterias no tienen núcleo y su ADN está presente en forma de un único cromosoma. Como verá, no es difíci y, si lo memoriza, podrá soltarlo entre sus conocidos en cualquier momento y quedará muy bien cuando les explique por qué siempre se diferencia entre levaduras y bacterias, a pesar de que en ambos casos se trate de simples microbios.

Cuando su microflora está equilibrada, lejos de vivir a sus expensas como pulgas en un perro, estos microbios son muy beneficiosos para su salud: le protegen de las infecciones, mantienen en buen estado la pared intestinal, completan la digestión de los alimentos para extraer lo mejor de ellos e incluso participan en el mantenimiento de sus defensas naturales: entre el 50 y el 70% de sus células inmunitarias están en su intestino.

Por desgracia, los avatares de la vida pueden a veces perturbar esta admirable paz social. Aprovechando diferentes circunstancias, una población toma ventaja sobre la otra, el equilibrio se rompe y aparecen trastornos.

Los grandes culpables

Las micosis aparecen cuando las levaduras, de las que Candida albicans es la especie dominante, se desarrollan abusivamente en el intestino.

Normalmente, por uno de esos milagros de los que la naturaleza tiene el secreto, las levaduras y bacterias de la flora intestinal se autorregulan: se tienen mutuamente a raya, porque cada una controla el alimento de la otra: las bacterias producen los ácidos orgánicos que alimentan a las levaduras. Las levaduras, por su parte, producen los aminoácidos y los péptidos que comen las bacterias.

Cada una necesita a la otra para desarrollarse en armonía. Los científicos hablan de simbiosis, del griego "vivir juntos", y Candida albicans, lejos de ser un caso aislado en el mundo de las levaduras y las bacterias, está normalmente bien integrada en la comunidad.

Pero si usted destruye las bacterias a golpe de antibióticos y ceba a sus levaduras con el azúcar que las vuelve locas, éstas se multiplicarán y se aprovecharán de ello para colonizar otras partes del cuerpo.

Si sospecha que tiene una infección con Candida albicans, por la presencia de micosis o cualquier otro de los síntomas señalados, es muy importante que se ocupe de ello lo más rápido posible.

Sin duda es posible actuar y tener buenos resultados, pero puede llevar su tiempo si la micosis es antigua.

Tratamientos sencillos de las candidiasis externas

Para comenzar, en caso de micosis externa (dedos de los pies) o de la boca, se puede tratar con una solución de agua oxigenada y bicarbonato sódico en agua.

Mezcle en un vaso de agua tibia (alrededor de 300 ml) una cucharadita de agua oxigenada al 10% y una cucharadita de bicarbonato sódico. Enjuáguese la boca con esta mezcla durante un minuto, haga gárgaras, escupa y finalmente enjuáguese la boca con agua. A lo largo de este proceso, el agua oxigenada cumple su función de desinfectante y es descompuesta rápidamente en oxígeno y en agua por la catalasa (enzima que se encuentra en la saliva).  Esta operación debe repetirse durante varios días hasta que desaparezca la micosis.

Haga después la misma operación empleando extracto de semilla de pomelo, que completará la acción. El extracto de semilla de pomelo se quedará en los espacios interdentales y mantendrá el efecto desinfectante del enjuague bucal. No obstante, como la boca corre el riesgo de volver a poblarse de bacterias y hongos del ambiente y de los alimentos, le recomiendo seguir el tratamiento con el extracto de semilla de pomelo cada noche al acostarse durante varios días e incluso mantenerlo a largo plazo para evitar una recaída.

En caso de infección vaginal, puede utilizar para la inflamación de la parte externa pomada al óxido de zinc. En caso de micosis vaginal profunda, comience realizando un enjuague cada noche con una solución de extracto de semilla de pomelo durante una semana; introduzca luego óvulos de Lactobacillus rhamnosus para repoblar la vagina con una flora de protección.

Para los pies, aplíquese en los dedos una solución concentrada de agua oxigenada y bicarbonato sódico, y luego aplique tintura de yodo diluida en agua con un algodón sobre todo el pie, poniéndose por último una pomada al óxido de zinc. Como los hongos están también en los calcetines y en los zapatos, eche en éstos talco boricado.

Para las uñas: aplique tintura de yodo concentrada bajo la uña hasta que desaparezca la infección (la tintura de yodo tiene un potente y duradero efecto antiséptico). Si está usted muy infectado, tendrá dificultad para hacer penetrar la tintura de yodo en profundidad bajo las uñas, por lo que deberá limpiarlas concienzudamente antes del tratamiento.

Tratamiento de fondo

No basta con limitarse a tratar las micosis externas. Es necesario también impedir que la flora fúngica (levaduras) llegue a ser mayoritaria en el intestino y las vías urogenitales.

Algunos médicos pretenderán detectar la presencia excesiva de Candida en sus intestinos efectuando un análisis de materia fecal (coprocultivo). Parece de sentido común, pero no funciona. Existen micosis ocultas que se desarrollan en la parte alta del intestino delgado y que no son detectables por un coprocultivo, ya que el pH del intestino (medida de acidez) es favorable a las levaduras al principio, cerca del estómago, pero después se hace cada vez más alcalino, lo que hace desaparecer los rastros de Candida al expulsarse las heces, incluso si la candidiasis es significativa en las vías intestinales superiores.

Sólo un análisis muy especializado de la sangre o de la orina permite detectar la presencia de metabolitos de origen fúngico y sospechar una infección oculta.

Debe tomar en consideración tres medidas simultáneas para restablecer un buen equilibrio de su microflora:

La primera consiste en adoptar un régimen alimenticio exento de azúcares simples (sacarosa, glucosa, maltosa y lactosa) y de levadura (pan, cerveza, etc.), pero rico en ajo, cebollas y crucíferas (todos los tipos de col) y en aceite de oliva. Consumir polvo de nuez de coco, rico en ácido caprílico y beber infusiones de romero, hinojo y genciana. Evite los quesos madurados con moho (tanto los de corteza florecida como los quesos azules).

La segunda medida consiste en poblar el tubo digestivo con una flora probiótica inhibidora de la flora fúngica. Determinadas cepas de los géneros Lactobacillus y Propionibacterium actúan como inhibidores de la Candida. Pero para que sea eficaz, es necesario que este probiótico en polvo se diluya en un vaso de agua tibia (30 a 35 °C) y se consuma por la mañana en ayunas, al menos un cuarto de hora antes de ingerir alimentos sólidos, para que el probiótico pueda atravesar rápidamente su estómago y vaya directo al intestino; es decir, en un momento en que su píloro está aún abierto (el píloro es la puerta que cierra el estómago por la parte inferior para que el alimento sólido se quede ahí hasta ser digerido completamente).

La razón es que los probióticos corren el riesgo de ser destruidos en el estómago si se quedan en él con los alimentos durante la digestión, ya que no pueden soportar la gran acidez del jugo gástrico. El tiempo necesario para la regeneración de una microflora fuertemente contaminada con Candida albicans es de 2 a 6 meses, según la antigüedad de la micosis.

La tercera medida es consumir antes de las comidas y de las cenas (y no mezclándolos nunca con los probióticos) extractos vegetales y aceites esenciales que tengan propiedades inhibidoras de la flora fúngica. Por ejemplo, consuma extractos de propolis, ajo, ajedrea, pino silvestre, hoja de olivo, canela, clavo, árbol del té, tomillo, semilla de pomelo, etc. Estos últimos deben usarse con precaución, ya que se trata de sustancias activas que a la larga pueden provocar la irritación de las mucosas.

Se recomienda siempre acudir a asesores y terapeutas experimentados antes de efectuar este tercer modo de tratamiento.

Disculpe la longitud de la carta de hoy, pero consideraba necesario dedicar un tiempo a describir en detalle un problema que afecta a un número de personas mucho mayor del que se supone. De hecho, con la candidiasis ocurre como con todas las enfermedades poco mediáticas de las que apenas se habla, pero que tienen una incidencia importantísima en nuestra sociedad.

Estoy convencido de que si mi mensaje circulase y se siguiesen todas estas indicaciones, podrían evitarse muchas enfermedades graves o incluso fatales en los próximos años. Por eso le animo a reenviar este e-mail a todos sus conocidos a quienes considere que les pueda ser de utilidad. Les hará un gran favor.

Le agradezco su paciencia y me despido diciéndole una vez más...

¡A su salud!

Juan-M Dupuis

******************************

Fuentes

(1) Koenig, Vicki, "Candida Overgrowth/Yeast Hypersensitivity", www.stonyfield.com

(2) Estudio de Prevalencia de la Infección Nosocomial en España (EPINE).

(3) Murray, Michael T, "Chronic Candidasis : The Yeast Syndrome", Prima Health Publishing, Rocklin, CA, (1997)

(4) Se trata del Doctor Tullio Simoncini: http://www.curenaturalicancro.com/fr/dr-simoncini/

Que hacer ante un resfriado

He leido hace poco un articulo muy interesante sobre que hacer ante un resfriado.
Estaba documentándome, cuando encontré este articulo. Y como lo he visto muy completo y esta muy bien explicado lo quiero compartir con todos vosotros.
Espero que os guste tanto como a mi y le saquéis mucho partido.


Lo primero que debe hacer en caso de resfriado

Estimado Lector,

Con la llegada del frío invernal llega también la temporada de los resfriados y la gripe, y el consumo de antibióticos alcanza niveles insospechados.

Esto es absurdo, ya que la mayoría de las infecciones son virales. Frente a una infección viral, los antibióticos no hacen bajar la fiebre ni ayudan a curar más rápido, ya que no tratan la causa de la infección. Tampoco impiden el contagio. Lo único que hacen es destruir la flora intestinal y estimular la aparición de nuevos gérmenes resistentes a los antibióticos.

La curación espontánea

La mayoría de las infecciones virales, como por ejemplo los resfriados, las anginas, la tos o la gripe, se curan solos. "La gripe dura siete días con medicinas y una semana sin ellas",  como dice nuestro médico de cabecera.

Mientras tanto, podemos aliviar sus síntomas con remedios que atenúan el dolor: por ejemplo, los aceites esenciales de menta y de gaulteria para las cefaleas o la infusión de corteza de sauce blanco para los dolores musculares.

La vitamina C es un poderoso antioxidante -de la que pueden tomarse varios gramos al día- hasta que los síntomas de la enfermedad se atenúen. Reduzca la dosis si le provoca diarrea.

El aceite esencial de orégano también está indicado contra las infecciones; cuanto mayor sea la concentración de carvacrol (compuesto químico que se encuentra en ese aceite), más eficaz será. Pero, ¡cuidado!: el aceite esencial de orégano es extremadamente potente, lo que lo hace especialmente... peligroso. Se puede tomar con una cucharadita de miel, pero si simplemente por error deja caer en la cuchara dos gotas en lugar de una, el dolor que sentirá será inmediato. Tendrá la sensación de que le están carbonizando el paladar con un lanzallamas, y se pondrá a escupir e incluso a gritar. Dado que el aceite puro es demasiado potente, puede tomar aceite de orégano silvestre que haya sido mezclado con aceite de chía de alta calidad.

El propóleo como activo antimicrobiano: esta resina fabricada por las abejas es uno de los agentes antimicrobianos con acción de más amplio espectro en el mundo. También es una excelente fuente de ácido cafeico y apigenina (un flavonoide), dos compuestos que estimulan la respuesta inmunitaria.

También podrá obtener buenos resultados contra los síntomas de los resfriados gracias a un té medicinal en el que usted mezcle flores de saúco, milenrama (hierba de San Juan), tila, menta, jengibre y Eupatorium perfoliatum (también conocido como eupatorio o hierba de la fiebre arreglahuesos). Ha de beberse caliente, lo que le hará sudar y ayudará a erradicar los virus de su organismo. Porque en efecto, frente a  los virus, la temperatura elevada es su aliada.

No haga por bajar la fiebre

Si la temperatura corporal está por debajo de 37,9° C (tomada en la axila), creo que no se debe hacer nada para reducir la fiebre.

La fiebre es una reacción natural del cuerpo. Una temperatura más elevada de lo normal ayuda al cuerpo a destruir los virus. Muchos de los experimentos realizados por el profesor André Lwoff (Premio Nobel) del Instituto Pasteur de París, mostraron que a partir de una temperatura de 38° C ó 38,5° C, la mayoría de los virus (incluyendo el de la poliomelitis) son inhibidos o destruidos.

Por otro lado, ciertos depósitos y sustancias tóxicas presentes en el cuerpo se disuelven cuando la temperatura aumenta. Un acceso de fiebre es, por tanto, una forma natural de eliminarlos (por ejemplo, los depósitos de ácido úrico o uratos son arrastrados por la sangre y se eliminan por los riñones).

Por lo tanto, cuando su temperatura comience a subir, alégrese, porque significa que su cuerpo está respondiendo bien. Y tenga un poco de paciencia… piense que el proceso de eliminar los virus no se logra en cinco minutos.

Si la fiebre le preocupa, dígase a sí mismo que cuando su cuerpo lo considera necesario, tiene su propia manera de hacer bajar la fiebre. El hipotálamo, que actúa como un termostato, envía automáticamente un mensaje hormonal a las glándulas sudoríparas para que produzcan sudor. Al evaporarse, el sudor reduce la temperatura corporal. El hipotálamo también influye en nuestro metabolismo para aumentar o disminuir la producción de calor interno, provocando los escalofríos (generadores de calor) y la necesidad de abrigarse o de ponerse más fresco.

SOS: nariz tapada

Para descongestionar los senos nasales, aumente el nivel de humedad del aire de su habitación y vaporice en las fosas nasales una solución salina. No hay necesidad de comprarla en la farmacia; simplemente diluya la cuarta parte de una cucharadita de sal común en aproximadamente 200 ml de agua hervida y aplíqueselo mediante un spray nasal.

También puede tomar vapores durante unos 15 minutos directamente de una olla en la que previamente haya hervido agua. Tápese la cabeza con una toalla y manténgase a una distancia del agua de al menos 35 cm para evitar quemaduras. Repita la operación tres o cuatro veces al día.

Ponga guindilla en sus alimentos: la capsaicina, ingrediente activo de la guindilla, ayuda a limpiar las mucosas de la nariz y a favorecer la secreción nasal (como seguramente usted notó la última vez que mordió sin querer un chile en un restaurante mexicano...).

Olvídese del azúcar

Hay que eliminar todos los productos que contienen azúcar refinada (incluido el chocolate), ya que puede causar inflamación en las membranas nasales, y además su efecto sería devastador sobre el sistema inmunológico. Esto se debe a la forma de actuar del azúcar: cuando llega a su intestino, las bacterias y las levaduras patógenas (malas) de su flora intestinal se lanzan sobre ella. El azúcar actúa sobre ellas como un fertilizante, lo que desequilibra su flora y hace que su sistema inmunológico sea vulnerable a los ataques de virus respiratorios.

La mayoría de las personas no tienen en cuenta que el 80% de nuestro sistema inmunológico está en nuestro intestino. Y ésta es la razón por la que controlar nuestro consumo de azúcar es crucial para optimizar nuestras defensas naturales. Lo más prudente sería  limitar el consumo total de fructosa a 25 gramos al día si usted se encuentra en buen estado de salud, y limitarlo a 15 gramos al día si usted tiene hipertensión arterial, diabetes, resistencia a la insulina o problemas cardiovasculares.

Ejercicio y un buen baño caliente

Mientras se trate de un simple resfriado y usted no tenga fiebre, hacer ejercicio, si es posible al aire libre, reduce la congestión nasal y fortalece su sistema inmunológico. Al volver a casa, prepárese un buen baño caliente, que reforzará el efecto descongestionante y mejorará la circulación en la zona de la nariz. Los efectos del ejercicio perduran unas cuatro horas después de haberlo realizado.

Puede completar estos efectos beneficiosos tomando líquidos… pero no una cerveza o un vino tinto, que según la creencia popular descongestionan pero que en realidad logran el efecto contrario, sino una infusión de efedra. Se encuentra en la sección de tés en las tiendas de productos orgánicos, pero asegúrese de comprar Ephedra sínica, la variedad china o india. Si usted no tiene efedra, beba por lo menos de una a cinco tazas de té verde al día. Se ha demostrado que esta bebida es eficaz contra la gripe. (1) Asegúrese de dejar un tiempo de infusión de diez minutos para el té verde, a diferencia de la infusión de té negro, que necesita menos reposo.

Pero ya habrá notado que, independientemente de la fuerza de los virus, algunas personas, sin razón aparente, sencillamente no enferman. Y es que los resfriados y la gripe, al igual que otras enfermedades infecciosas, no sólo son causadas por un virus. Hace falta otra causa: un fallo en el sistema inmunitario, que hace que no pueda resistir al virus.

Las causas profundas de los resfriados y la gripe

Ambas enfermedades afectan a las vías respiratorias, pero hay diferencias entre ellas.

Los síntomas habituales del catarro son secreción nasal, congestión de los senos nasales, tos, dolor de garganta... Los síntomas de la gripe suelen ser más violentos y pueden degenerar en infecciones pulmonares o en neumonía. La gripe también afecta a las articulaciones, causando dolores musculares que producen una sensación como de agujetas, aun cuando usted no haya realizado ningún esfuerzo especial.

Los virus de la  gripe y de los resfriados se transmiten normalmente de una persona a otra, pero tenga en cuenta que no es únicamente el contacto con el virus lo que provoca la enfermedad. Como dije antes, si su sistema inmunitario funciona bien, no tiene en principio ningún problema para destruir estos virus.

Si usted cae enfermo, es porque sus defensas están debilitadas como consecuencia de su estilo de vida:

  • Usted no se expone lo suficiente al sol y no come suficiente pescado azul, y por ello tiene un déficit de vitamina D.
  • Se acuesta demasiado tarde, después de haber consumido sustancias estimulantes o haber pasado demasiado tiempo frente al ordenador o la televisión, por lo que después duerme mal y por la mañana siente que no ha descansado lo suficiente.
  • A pesar de sus buenas intenciones (y tal vez incluso pese a haberse matriculado en un gimnasio), sigue haciendo muy poco ejercicio;
  • Usted está dominado por emociones negativas que le provocan estrés y tensión.
Ahora que va a empezar el invierno y tiene por delante meses de frío intenso, quiero hacerle hincapié, una vez más, en la importancia de la vitamina D, cuya insuficiencia está en el trasfondo de los resfriados y la gripe.

Vitamina D: la causa subyacente de los resfriados y la gripe

La falta de vitamina D constituye hoy día una auténtica pandemia, que afecta a más de la mitad de la población en general. Y no sólo en los países nórdicos (donde se dice que un 90% de la población podría tener un nivel de vitamina D insuficiente). En España, pese a tener un clima en principio propicio para que se pueda producir una adecuada síntesis de vitamina D por exposición solar, los niveles generales son similares. Y es que hay una importante variación en el nivel de vitamina D entre los meses de poco sol y los de mucho; y en estos segundos no llega a normalizarse el nivel de vitamina D después de la caída de los primeros. (2)

La vitamina D favorece la absorción intestinal de calcio y fósforo, y garantiza su fijación sobre los huesos. Su papel es muy importante, incluso vital, para el correcto funcionamiento no sólo óseo, sino de prácticamente todo el organismo. Su función es decisiva en la prevención y tratamiento de la osteoporosis, así como en el raquitismo (enfermedad caracterizada por una desmineralización y una deformación esquelética generalizadas), pero también por sus efectos extraóseos, cada vez más conocidos.

La vitamina D se produce en la piel bajo el efecto de los rayos ultravioleta B del sol (UVB). La fobia contra el sol que existe en la actualidad lleva a las personas a sobreprotegerse del sol, lo que tiene el efecto de agravar el déficit de vitamina D. Un ejemplo muy gráfico de este problema es lo que ocurre en la India, donde el raquitismo no afecta a los niños de clases humildes, que viven al aire libre, mientras que es común entre los niños de clases altas.

En 2009, el estudio de mayor envergadura y más representativo sobre este problema se realizó sobre  19.000 personas. Mostró que aquellos sujetos con niveles bajos de vitamina D tienen un riesgo significativamente más elevado de contraer la gripe o el resfriado común, siendo el riesgo aún mayor para las personas con problemas respiratorios, como el asma. (3)

Aumente sus niveles de vitamina D

Le recomiendo fijarse un objetivo de vitamina D en la sangre de entre 65 y 110 ng/ml.

Para lograr este nivel, puede tomar suplementos de vitamina D (se presenta en ampollas, jarabes y comprimidos, sola o asociada a otros grupos vitamínicos) o comer pescado azul (el aceite de aceite de hígado de bacalao es particularmente rico en vitamina D); pero la forma más fácil de obtenerlo es simplemente tomando el sol.

Numerosos estudios muestran que el sol es el modo más fácil de tomar vitamina D, y además el mejor para su salud.

Cuando usted expone su piel al sol, el colesterol que se haya en ésta se convierte en sulfato de vitamina D3. Esta forma de vitamina D es soluble en agua, a diferencia de los suplementos de vitamina D3 por vía oral, que están bajo una forma no sulfatada. Por ello, la vitamina D en forma de sulfato de vitamina D3 puede circular libremente por el flujo sanguíneo, mientras que la vitamina D3 no sulfatada necesita una molécula de colesterol LDL para ser transportada.

Así, la vitamina D que usted produce de forma natural bajo el efecto del sol es más biodisponible (es decir, es mejor absorbida por el organismo) que los suplementos de vitamina D.

La vitamina D mata los microbios

La vitamina D es un notable agente antimicrobiano: produce de 200 a 300 péptidos antimicrobianos en su cuerpo que van a destruir las bacterias, los virus y los hongos.

En un estudio para comprobar el efecto de la vitamina D3 comparándolo con un placebo y que se centró en niños en edad escolar y se prolongó durante  un año, los investigadores comprobaron que la gripe A había afectado al 10,8% de los niños que tomaban vitamina D, frente al 18,6% en el grupo del placebo. (4)

Cuándo se debe ir al médico

Las infecciones de los senos nasales, oídos y pulmones (bronquitis y neumonía) son ejemplos de infecciones bacterianas que responden a los antibióticos. Si usted desarrolla alguno de los síntomas siguientes, es una señal de que puede estar padeciendo una infección bacteriana en lugar de un virus y debe acudir a su médico:

  • Fiebre superior a 37.9° C (temperatura axilar);
  • Dolor de oídos;
  • Dolor alrededor de los ojos, especialmente si usted tiene secreciones nasales verdes;
  • Respiración jadeante acompañada de tos persistente e incontrolada;
  • Tos persistente con expectoración de flemas amarilla o verdosa.
Eso es todo. Si este invierno coge un resfriado o una gripe, sólo me queda desearle una buena recuperación. Y si tuviera que tomar antibióticos, no se olvide de restaurar la flora intestinal tomando un probiótico de buena calidad, una vez que haya finalizado su tratamiento.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis

******************************

Fuentes

  1. Park M, Yamada H, Matsushita K, Kaji S, Goto T, Okada Y, Kosuge K, Kitagawa T., « Green tea consumption is inversely associated with the incidence of influenza infection among schoolchildren in a tea plantation area of Japan », American Journal of Clinical Nutrition, 2011 Oct;141(10):1862-70. Epub 2011 Aug 10.
  2. Documento de posición sobre las necesidades y niveles óptimos de vitamina D”. Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM) y Sociedades afines. Rev. Osteoporos Metab Miner 2011.
  3. Adit A. Ginde, MD, MPH; Jonathan M. Mansbach, MD; Carlos A. Camargo Jr, MD, « Association Between Serum 25-Hydroxyvitamin D Level and Upper Respiratory Tract Infection in the Third National Health and Nutrition Examination Survey », Arch Intern Med. 2009;169(4):384-390.
  4. Mitsuyoshi Urashima, Takaaki Segawa, Minoru Okazaki, Mana Kurihara, Yasuyuki Wada, and Hiroyuki Ida, « Randomized trial of vitamin D supplementation to prevent seasonal influenza A in schoolchildren », The American Journal of Clinical Nutrition, 2010.

Dieta y depuración




En estas fechas todos y todas (yo me incluyo) nos prometemos que vamos a cambiar nuestros hábitos alimenticios (hacer dieta, depurarse,...) y nuestra actividad física, vamos a cambiar en tantas cosas.
Decimos: “Cuando empiece el año voy a ir al gimnasio, me voy a poner en forma, voy a hacer lo posible por tener más tiempo libre, voy, voy voy, ...”
Pero resulta que nunca “empieza el año”. Siempre encontramos alguna excusa para no empezar las cosas.
Por mi experiencia, yo este año he empezado poco a poco.
Pasito a pasito, otras veces lo he intentado todo a la vez y he fracasado.
Empecé yendo al gimnasio y lo siguiente que comencé fue una depuración.
He probado diferentes depuraciones, desde comer un par de días la misma fruta, la del sirope de savia, la depuración de avena, y muchas otras. Pero nunca he conseguido pasar del primer día, hasta que di con esta depuración.
Para mi es muy fácil de seguir ya que no me afecta en mi vida diaria y además con este frío no me da ninguna pereza.
Es la depuración de arcilla.
Se hace durante 4 semanas y transcurrido ese tiempo se descansa, si se quiere se podría volver ha hacer otro ciclo, pero siempre entre un ciclo y otro hay que descansar.
Hay que tener en cuenta la alimentación, evitar comer frituras y cosas demasiado aceitosas. Evitar el aceite, como máximo 1 cucharada y media.
Otras cosas que tenemos que tener en cuenta:
  • Si sufrimos de estreñimiento probar 1 semana si vemos que seguimos estreñidos no seguir haciendo la depuración.
  • Como estamos depurando, estamos limpiando por lo que podemos tener granitos, más exceso de sudor, etc.
Hay que pensar que estamos expulsando todo lo malo que tenemos dentro ya que la arcilla absorbe la toxicidad.
  • Hacer siempre la mezcla en vaso de cristal y con cuchara de plástico, madera o cerámica, ya que con acero nos puede estallar el vaso
  • Se recomienda tomarla siempre en ayunas
  • Esperar al menos 45 minutos para desayunar
  • Se puede notar cierto cansancio

Las pautas a seguir:

1º Semana:
1 vaso de agua, 1 cucharada de postre de arcilla
Remover, mejor hacerlo por la noche. Dejar reposar.
Al levantarse sin remover me bebo el agua sin el polvo

2º Semana:
Preparar lo mismo.
Por la mañana remuevo y lo dejo 5 a 10 minutos. Bebo el agua

3º Semana:
Igual preparación. Por la mañana remuevo y bebo


4º Semana:
Descanso

Observaciones:

  • Para mi mejor es la arcilla blanca por el sabor y se le puede añadir un poco de roja para el cansancio, anemia etc.
    También la podemos encontar verde

    PARA CUALQUIER DUDA PONTE EN CONTACTO CONMIGO
    Alejandra Alonso
    Naturopata